CCo

Material publicado bajo licencia Creative Commons 3.0 (Atribución; No Comercial; Sin derivadas)

Creative Commons License

 

Andrés Verdugo

 

" N-n "

_____________________________________________

 

permalink: http://www.elarbol.cl/005/a=06.html

Andrés Verdugo en MySpace [link]

N-n

Reseña por Sebastián Gómez Urra.

Andrés Verdugo (Spam!)
http://www.myspace.com/spamchip

 

Un gran número de mis pares generacionales recordará, con ciertas diferencias de cercanía, las melodías que acompañaban a las primeras consolas de videojuegos. En aquellos tiempos, difícilmente alguien habría propuesto que aquella música fuera arte. Mas, por estos días, el pronunciar lo que fuera o no arte es una respuesta imposible a una pregunta informulable. Lo que tenemos en la actualidad es una producción artística que ya no se cuestiona cuáles serán sus atributos ni cualidades, qué es lo que contiene ni cuál es el rol que cumple. El arte, hoy, pareciera acabarse en su ejecución, en la propuesta de una imagen irresoluble.
Andrés Verdugo nos presenta una muestra de lo que la música puede hacer en nuestros tiempos. Con la nostalgia de lo que fueron aquellas melodías que nos escoltaban en nuestras aventuras virtuales por mundos de fantasía, esta composición se muestra a sí misma como una dimensión alternativa. Creada y transmitida a través de medios electrónicos, no posee contacto con la realidad. Esa palabra que cada vez nos parece más difusa.
Las nuevas tecnologías han abierto paso a que los medios de producción artística ingresen a nuestros hogares sin que muchos lo notemos(1). Otros, por el contrario, aprovechan esta oportunidad para hacer de los “nuevos medios” algo propio; una extensión del cuerpo, como diría McLuhan(2). Andrés aprendió por su propia cuenta a utilizar los distintos instrumentos a su disposición para hacer música. Allí, entre bits y monofonías, logró encontrar un sonido que, a través de la simpleza y la repetición, abre un abanico infinito de posibilidades que solo la tecnología y la computación pueden conceder.
La nostalgia por la música de los primeros videojuegos únicamente puede darse con su pérdida a través de los años. Nos encontramos a más de treinta años de esa época y nuestros coetáneos ya sienten que ha pasado mucho tiempo desde que el MIDI acompañaba nuestros juegos y arcaicos celulares. Sin embargo, la teoría del arte aún no entiende lo que los “nuevos medios” han venido haciendo a través de las últimas décadas y, a pesar de ello, se ha gestado sin dar un respiro para entenderlo. Y es que finalmente el arte de los nuevos medios no está hecho para ser entendido de manera tradicional.
El mundo ya no es lineal. La música electrónica, en general, y esta composición, en particular, son un ejemplo de la presentación del tiempo como una construcción simultánea de realidades(3). Se diluye lo que conocíamos como música y, a su vez, lo que pudiera ser el arte. Nos vemos envueltos por mundos paralelos para ya no poder decir que hay un momento en el que un sonido pasa a ser música, pues hoy todo resuena desde infinitos puntos de fuga, llevándonos a universos virtuales y no por eso menos reales.

Sebastián Gómez

(1) Cf. TRIBE, Mark y JANA, Reena. Arte y nuevas tecnologías. Köln: Taschen, 2006.

(2) MCLUHAN, Marshall. La aldea global. Barcelona: Gidisa, 1993.

 

 

Revista Virtual Interdisciplinaria El Árbol. ISSN: Rev.árbol 0718-7343 / Portada - BLOG - Revista El Arbol en Facebook - Contacto

Diseño Gráfico & Programación Web: EstudioDigital. / email: web.estudiodigital@gmail.com

CCo

Todo el material contenido en Revista El Árbol está publicado bajo Licencia Creative Commons 3.0 (Atribución; No comercial; Sin derivadas), excepto en los casos en que se indique otra información.
Creative Commons License