CCo

Todo el material contenido en Revista El Árbol está publicado bajo Licencia Creative Commons 3.0 (Atribución; No comercial; Sin derivadas), excepto en los casos en que se indique otra información.

Creative Commons License

 

Javier Paredes Figueroa.

MySpace para Músicos.

Un espacio para la autoproducción amateur del músico independiente

Resumen: Las cualidades intrínsecas que presenta la Web 2.0 han cambiado de forma considerable el panorama musical, afectando no solo a la industria de la música, sino también a las prácticas musicales. MySpace para músicos, al canalizar estas cualidades a través de herramientas digitales específicas que pone a disposición de los usuarios, permite al músico la apropiación de los procesos que habitualmente lleva a cabo la industria discográfica, facilitando así, la auto-producción amateur. El presente trabajo intenta dar luces sobre cómo MySpace posibilita esta auto-producción; para esto se vincularán los procesos de la industria discográfica con las cualidades de la Web 2.0 y las herramientas que ofrece el sitio en estudio.

Abstract: The qualities of the Web 2.0 have changed the musical scene considerably, affecting not only music industry, but also musical practices. These qualities are channeled by MySpace for musicians across specific tools the site hands over to users, allowing to musician the appropriation of processes executed usually by record industry and thus helping the amateur self-production. This work tries to shed light on how MySpace enables self-production; for this I will establish links between the processes of record industry, the qualities of the Web 2.0 and the tools offered by the site.

Palabras clave: MySpace – auto-producción musical – industria discográfica – Web 2.0

permalink: http://www.elarbol.cl/005/a=01.html

Bajar este artículo completo en *.pdf contacto: javierdodecafonico@gmail.com

MySpace para músicos

Un espacio para la auto-producción amateur del músico independiente

 

Javier Paredes Figueroa

javierdodecafonico@gmail.com

Santiago, abril de 2010

   

 

Angol, década de 1990: Cuando se vive en una ciudad pequeña, las posibilidades de ver a las grandes bandas de rock son muy escasas; la carencia experiencial que sufren los fans en el ámbito de la práctica musical del concierto, suele ser cubierta por bandas locales, que con escasos medios, logran generar una escena musical.

En aquel entonces, para poder realizar una tocata –término que podría definirse como “micro concierto amateur”–, era necesario que sus organizadores recorrieran la ciudad para reunir instrumentos musicales con otros músicos; la solidaridad era indispensable, pues no todas las bandas contaban con guitarras o bajo eléctrico, y mucho menos una batería. Pese a todos los problemas para montar una tocata, los fans podían vivir la experiencia del concierto de rock, de manos de las bandas de la ciudad.

Con el tiempo, una de estas bandas logró darse a conocer en ciudades aledañas y grabar su primer CD demo en un estudio de grabación, como anhelaría cualquier grupo rock. Aunque la calidad no fue la óptima –según el canon impuesto por la industria de la música–, el trabajo resultó ser satisfactorio, representando un paso importante para la banda después de años interpretando y creando canciones.

            Años después de este gran salto, la banda se disolvió. Cada integrante siguió su camino y ejercieron sus respectivas profesiones que no mucho tenían que ver con la música que hacían. No obstante, las ansias de crear música siempre estaban presentes. Así fue como Jorge, uno de los integrantes de la banda disuelta, decidió continuar creando música y formar otra agrupación, para la cual tuvo que reclutar nuevos “instrumentistas”: ahora, Drum Kit en la batería y Frutti Loop en los teclados y efectos, acompañan a Jorge quien está a cargo de la guitarra, el bajo y la voz. La grabación, mezcla y edición, al igual que casi todo el resto de la banda, están a cargo de softwares instalados en el ordenador de Jorge, quien utiliza una habitación de su casa como si fuese un estudio de grabación: en sus manos está el proceso de creación/producción musical, de principio a fin, sin intermediarios como el productor o el ingeniero en sonido… ahora, solo le queda poder difundir y distribuir su trabajo.

Esta breve historia –simplificada pero verídica– es un ejemplo de cómo los adelantos tecnológicos y el abaratamiento en el costo de los aparatos de grabación, instrumentos musicales y ordenadores, además de la distribución gratuita –legal o pirata– de softwares especializados en música y audio, han permitido al músico la apropiación del proceso de creación/producción musical, lo que es de gran ayuda para quienes se encuentran excluidos del circuito comercial. Softwares como Reason, Fruti loops, Sibelius, Cubase o Sound Forge, son solo algunas de las herramientas utilizadas por los músicos independientes en la producción musical.

Actualmente, procesos como el de comercialización o difusión y el de distribución, pueden ser recreados de modo amateur por músicos independientes gracias a las cualidades de la llamada Web 2.0, acrecentando las posibilidades de lo que he denominado auto-producción amateur. Dado el carácter exploratorio, este trabajo solo aspira a dar luces sobre cómo MySpace para músicos permite a sus usuarios la apropiación de los dos procesos antes mencionados; para esto se examinarán las aplicaciones ofrecidas por el sitio, vinculándolas con los procesos de la industria discográfica y las cualidades de la Web, que también le son propias a MySpace. En ningún caso intento ser conclusivo, solo expongo un punto de vista posible.

A modo de aclaración: por “producción” entiendo el conjunto de procesos que hacen posible la elaboración de fonogramas, desde la composición de la obra, pasando por su registro, hasta la venta del producto al consumidor. Esta acepción más general del término, lo diferencia del proceso específico de creación y producción que forma parte de la dinámica de la industria y que será visto posteriormente.

Es preciso señalar que MySpace ofrece otro tipo de perfil, además del mencionado anteriormente, el cual podría denominarse MySpace personal. Este perfil no está dirigido a músicos, por tanto no será considerado para este trabajo –sin embargo, sus usuarios también pueden cargar música–. Por motivos prácticos, en lo sucesivo me referiré a la modalidad de perfil estudiada aquí solo como Myspace. Además, con el fin de acotar el objeto de estudio, el trabajo estará centrado solo en la auto-producción de músicos populares independientes.

Antes de continuar, creo pertinente erradicar posibles equívocos sobre los intereses de este escrito: como ya se expuso, el trabajo gira en torno a la plataforma digital MySpace y no pretende sugerir que la  industria musical y la ejecución de sus procesos son o serán reemplazados por esta plataforma; menos aún, “presagiar” la desaparición de ésta, así como tampoco intenta entronizar a MySpace o la Web actual como la panacea para los músicos excluidos del circuito comercial. La revisión  de distintos perfiles en este sitio no permite vislumbrar un interés particular del músico por desvincularse de la industria musical, en otras palabras, pareciera que no pocos músicos siguen percibiendo a la industria como el camino indicado para la profesionalización. Un ejemplo de esto puede ser la respuesta de The Plasmas, cuando le pregunto ¿Qué le mejorarías al  disco? –en referencia a un trabajo auto-producido–: “…el sonido, la producción, ya que al ser grabado ‘caseramente’ no tiene un sonido tan profesional como uno quisiera” [1] .

Además de la apreciación que tienen los usuarios sobre esta industria, hay que considerar el hecho de que la red por sí misma no ha demostrado ser un medio eficaz a la hora de  retribuir monetariamente el trabajo de los  músicos –cuestión importante dentro del sistema de libre mercado en que vivimos–, tal como lo ha señalado el investigador Juan Calvi [2] . Más bien pareciera que el modelo de negocio a seguir tiende a la fusión entre las tecnologías ofrecidas por la web y la industria discográfica, como lo evidencian las plataformas iTunes y Napster. Pese a lo anterior, no debemos subestimar lo vertiginosos que pueden ser los cambios en la Web: ya en 1999, Napster, puso en jaque a toda  la industria discográfica.

 

   

Los procesos de la industria discográfica

   

Actualmente la industria musical está conformada por un conglomerado de industrias multimedia que, en su totalidad, encierran una serie de formas de negocio que abarcan desde la elaboración de bienes tangibles, como la producción de CD, hasta la generación de servicios tales como conciertos, a lo que se suma, la venta de música on-line a través de plataformas como iTunes. De todas las industrias participantes en la comercialización de música, la más gravitante es la industria discográfica, encargada de la producción y venta de fonogramas. Según González, Ohlsen y Rolle, la influencia de esta industria se acrecienta a mediados del siglo XX, momento desde el cual “el sonido grabado en un estudio y escuchado en casa se transformará en la auténtica manifestación de la música. De este modo, la interpretación en público deberá parecerse lo más posible al modelo establecido por el disco” [3] . Así, el consumo de música a través del disco se convertirá en una práctica habitual, y de paso, establecerá a la industria discográfica y sus actividades, como el eje central  de toda la industria musical.

Hoy en día la influencia de la industria discográfica ha llegado a abarcar incluso el ámbito de industrias relativamente nuevas, como la del software. Esto puede apreciarse en una considerable cantidad de softwares empleados en la creación y/o edición musical, y que están configurados por defecto y con opciones en concordancia a los estándares de la industria, me refiero a recursos como fade in/out, tipos de reverberancia y paneo estéreo, por nombrar algunos. En muchos casos estos pueden ser modificados, pero el hecho que se encuentren predeterminados ya en el software, revela la existencia de una preferencia a utilizarlas [4] . Entonces, considerando la importancia de la industria discográfica,  procederé a examinar los procesos involucrados en ella.

Desde que el músico concibe una idea musical, pasando por su realización a cargo del intérprete –que a su vez, también puede ser el autor de las obras–, hasta la llegada del producto a manos del consumidor, existen una serie de agentes intermediarios, tales como productores, distribuidores, editores, tiendas minoristas, que cumplen una función determinada en algún estadio de la dinámica de la industria discográfica. En rasgos generales, son tres los procesos que conforman dicha dinámica: creación/producción musical, comercialización y distribución [5] . 

1) El primero de estos procesos considera aspectos como la creación, interpretación, edición, almacenamiento y copia del trabajo en un soporte material; en donde participan figuras como el compositor, productor, sonidista e intérprete. Es al final de este proceso que el músico firma el contrato con la compañía, una vez aceptado su demo. 

2) El segundo proceso se refiere a la difusión del artista y su música a través de los diversos medios de comunicación –radio, televisión, Internet, entre otros–; este proceso también implica el branding o construcción de marcas, en este caso, la “imagen de artista”.  

3) El proceso de distribución se centra en la llegada del producto al consumidor, en otras palabras, la venta del producto, ya sea a través de disquerías, conciertos o por descarga on-line en Internet.

Estos agentes y procesos hacen posible la producción musical tal como la conocemos hoy, con sus virtudes y defectos, formando parte de nuestro modo de hacer música. En su libro Los géneros musicales y la cultura de las multinacionales, Keith Negus señala que la industria produce cultura, en el sentido que “…las multinacionales del ocio montan estructuras organizativas e instituyen prácticas de trabajo para crear productos identificables, artículos de consumo y propiedades intelectuales" [6] . La forma de producción de la industria junto con la omnipresencia de sus productos, a través de su difusión por los medios de comunicación de masas, acaban por ejercer su dominio sobre los fans, lo que también implica a los músicos, modelando nuestros gustos musicales e  induciendo a los artistas –por decirlo de alguna forma– a crear una música afín con la producción de la industria. Marco Schneider denomina a esto tradición mediática, la cual ha sido producida por la propia industria cultural en el decursar del siglo XX, añadiendo además, que actualmente el prestigio de un músico se mide por su fidelidad a esta tradición [7] . En este sentido, MySpace es una consecuencia de la tradición mediática.

Si la forma de producción determina al producto, entonces, para poder crear un producto similar y cumplir con la tradición mediática, será necesario replicar sus procesos, ya sea el de producción –para imitar una estética sonora– o el de difusión. Es precisamente esta la posibilidad que abren sitios como MySpace, siendo además una de las razones de su gran popularidad entre los músicos ligados a esta tradición, pues permiten la auto-producción amateur en su totalidad. 

 

La Web 2.0 y MySpace

   

A diferencia de la primigenia Web 1.0 –como algunos han dado en llamarle–, que otorgaba al usuario un papel más bien estático, la web actual, permite al usuario generar y compartir contenidos utilizando las plataformas ofrecidas en la red.  De esta forma, la nueva estructura de la web, basada en una arquitectura de la participación con variadas herramientas para facilitar la interacción, ha cambiado la posición en que se encontraba el internauta: algunos autores hablan de un usuario/desarrollador o co-desarrollador, aludiendo al rol activo que adquiere.

Usualmente se reconocen siete cualidades constitutivas de la nueva Web, de las cuales considero conveniente tener presente, al menos para este trabajo, tres de ellas: la web como plataforma, la aparición de aplicaciones basadas en modelos de programación ligera, y la convergencia entre la web y otros hardwares [8] :   

1) El uso de la web como plataforma, significa que el software y sus aplicaciones son utilizadas en línea, bajo conexión a Internet, y en donde la compañía que brinda el servicio ofrece su servidor para almacenar el contenido. Esto ha llevado a la creación del concepto de webtop, en contraposición al tradicional desktop.                                                        

2) Los modelos de programación ligera privilegian las aplicaciones de fácil uso para el usuario, con interfaces y funciones sencillas; a su vez, también permiten la sindicación de contenidos. 

3) Otra característica importante de la web 2.0 es la convergencia con diversos dispositivos –lo que se conoce como mobile devices–, tales como celulares. Esto  significa que los contenidos de la web, que habitualmente vemos desde el ordenador, pueden ser vistos en otros aparatos con conexión a Internet [9] .

Estos principios hacen posible la existencia de plataformas dinámicas que favorecen, entre otras cosas, la creación, almacenamiento y difusión de contenidos. Es gracias a las características de la llamada Web 2.0, que MySpace puede ofrecer al músico/usuario la posibilidad de auto-producción. La operabilidad de tales principios en el contexto de MySpace y su consiguiente relación con los procesos de la industria, serán abordados más adelante. Antes, entregaré una breve introducción a la plataforma aquí estudiada.

MySpace fue fundada el año 2003 por Tom Anderson y Chris DeWolfe, quienes más tarde la vendieron a la cadena New Corp de Rupert Murdoch, el año 2005. La relación de MySpace con los músicos se remonta a sus inicios, pues según el investigador Rob Nyland, fue concebida originalmente como un “espacio” para que los músicos distribuyeran su trabajo de forma independiente, a través de la administración de su propia dirección URL [10] . 

La gran cantidad de bandas registradas en MySpace –hasta el 2006 había más de 600 mil–, ha transformado al sitio en una vitrina de artistas, llamando la atención de sellos dispuestos a financiar la producción de algún álbum, e incluso, motivando a MySpace a crear su propio sello: MySpace Record, lo cual convierte al sitio en un punto de lanzamiento de bandas y músicos emergentes [11] . Aquí se puede apreciar la inversión en el proceso llevado a cabo por la industria para encontrar y desarrollar talentos: habitualmente es el músico quien debe llevar su trabajo a la compañía discográfica para que el personal de producción artística –conocido como gatekeepers o “porteros”– lo evalúe. Ahora en cambio, es la industria la que se dirige hacia MySpace en busca de artistas, similar a la forma en que operan las majors cuando contratan músicos ya probados por los sellos independientes.

Funciones como añadir amigos, enviar mensajes por mail e instantáneos por chat, compartir fotografías y agregar comentarios, son algunas de las características por las cuales MySpace puede ser calificado como una red social; dichas funciones sustentan la definición de redes sociales que entrega Cristóbal Cobo, quien las concibe como “…herramientas diseñadas para la creación de espacios que promuevan o faciliten la conformación de comunidades e instancias de intercambio social” [12] . En este caso, se trataría de una plataforma que permite compartir información de músicos/bandas y su producción musical con auditores de todo el planeta, así como reunir artistas con gustos musicales afines.

Otra cualidad propia de las redes sociales, y de gran importancia en el funcionamiento de MySpace, es la búsqueda de músicos a través de la base de datos del sitio. Las formas de búsqueda son variables, el modo más simple es buscar directamente por el nombre de la banda o del álbum; ahora, también se puede buscar por países –según una lista de 27 países, donde el único país sudamericano es Brasil–, acotando la búsqueda por género, después por artista, álbum o video y luego según su condición en relación con la industria: sin disquera –auto-producción–, indie o con disquera. Al menos hasta el año 2009 la lista de países era mucho más completa, e incluía a Chile [13] .

 

Herramientas para la auto-producción en MySpace

 

              En esta sección relacionaré los procesos de comercialización y distribución revisados anteriormente, con las cualidades constitutivas de la Web 2.0 y las aplicaciones básicas ofrecidas por MySpace. Tales aplicaciones serán consideradas desde su dimensión práctica dentro de alguna sección específica. Las secciones o cuadros con que cuenta un perfil en esta plataforma son los siguientes: perfil, contacto, amigos, comentarios, información general, biográfico y reproducción.

            El proceso de la industria discográfica que más claramente puede vincularse a MySpace, es el de difusión. Sus propiedades en tanto red social facilitan al músico independiente el encuentro con una audiencia que traspasa el ámbito local, y que puede adherirse a su perfil y dejar comentarios. Como consecuencia del modelo de programación ligera que caracteriza a MySpace, y la Web en general, el artista puede personalizar su perfil para construir una imagen conforme con su propuesta artística. Así, un grupo punk como Machukaos puede cargar una imagen de fondo de pantalla de color negro con un dibujo de una calavera y editar el color de la fuete a rojo –ambos, colores típicamente usados por el anarquismo–, construyendo con esto su imagen de artista (fig. 1).

 

1  

(fig. 1 )

 

La inclusión de imágenes en el producto fonográfico es una estrategia que la industria de la música viene utilizando desde la segunda mitad del siglo pasado, cuando incorporaba imágenes e información del artista a la carátula de los vinilos. El vínculo entre imagen y estética musical tiene especial relevancia en el caso de la imagen de perfil, pues junto con el nombre, es la representación del artista en el entorno incorpóreo de MySpace. Cada comentario dejado por un artista es acompañado por la imagen de perfil (fig. 1). De similar forma se da esta representación en el cuadro de amigos y en la lista de resultados arrojados por una búsqueda. Esta imagen en realidad es un hipervínculo, lo que la convierte en una de las mejores formas de llegar al perfil de un músico/usuario. Por último, las opciones para añadir imagen a cada canción –visualizada en el reproductor (fig. 7)– y fotografías, son otra forma de construir imagen. Las figuras 2 y 3 muestran la imagen de perfil en el cuadro de identificación y en el de amigos, respectivamente. 

 

2 3

        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(fig. 2)                                                             (fig. 3)

 

La pauta de géneros que aparece sobre la imagen de perfil (fig. 2) es otro elemento importante, no solo porque entrega información sobre las bases musicales del artista –información que además puede encontrarse en el cuadro biográfico y en el de influencias–, sino también, porque funcionan como tags en la búsqueda por género musical. 

            Otra forma de difusión, ya sea de nuevos temas cargados al perfil o conciertos próximos a realizarse, se genera en el cuadro de comentarios. Aunque concebido para dejar opiniones en el perfil, es interesante su uso como mural de publicación de nuevo material o actividad del artista (fig. 4) Estos anuncios pueden ser vistos por todos los visitantes del perfil donde están publicados. La forma de publicitar puede ser escrita y/o por medio de alguna imagen, incluso, dejando un “mini-reproductor” (fig. 5)  para escuchar música o un video.

 

4

5

 

(fig. 4)                                                               (fig. 5)                                                                 

                                                                                   

El uso del video musical como otro medio de construir imagen tuvo su auge durante los años ochenta con el video clip. La aparición de canales como MTV es muestra de ello. Según Negus, con el video clip comenzaron a crearse códigos visuales que fueron puestos en circulación a través de los medios de comunicación. Desde este momento, la industria se preocuparía más de construir una imagen vendible del artista que de la producción sonora. [14] MySpace replica esta forma de producción de la industria musical incorporando una aplicación para cargar videos al perfil, específicamente en los cuadros de información general y bibliográfico. La figura 6 muestra uno de los videos cargados en el perfil del artista J.P. Rozas.

 

6

(fig. 6)

Si entendemos el proceso de distribución como la llegada del producto musical hasta el consumidor, entonces, habrá que estar de acuerdo en considerar a MySpace también como medio de distribución. Una condición fundamental para que esto ocurra es la propiedad de plataforma que define a la web, lo que nos permite almacenar y rescatar contenidos desde cualquier ordenador y dispositivo móvil con conexión a Internet.

La distribución ya no hay que entenderla solo como la compra de música almacenada en un formato material, pues ahora ni es necesario comprarla, ni tampoco adquirirla grabada en un CD. Gracias al aumento en la capacidad de memoria del disco duro y del ancho de banda y la compresión de archivos de audio, con formatos como el MP3, es posible descargar y almacenar música en el propio ordenador o algún dispositivo móvil y reproducirla en cualquier momento. Precisamente, para José Luis Campos, el "ordenador [se ha convertido en]... el nuevo soporte físico para la creación, transmisión y consumo de textos, imágenes y sonidos” [15] .

Una opción que ofrece MySpace a los usuarios es la descarga de los temas agregados al reproductor, si así lo ha configurado el dueño del perfil; a su vez, admite la descarga de música a través de hipervínculos incorporados por el usuario, que nos redireccionan a otros sitios de descarga en donde encontrar los archivos con su música. Para la venta de música, MySpace ha adquirido la plataforma Snocap, y se ha asociado con softwares externos como JunoPlayer o Nimbit. Al instalar alguna de estas aplicaciones, aparecerá en el perfil una plataforma con la lista de canciones a la venta y su precio, de las cuales se puede escuchar un extracto de 30 segundos (fig. 8).

Ahora, debido a la velocidad de navegación y el alto nivel de conectividad que tienen algunos países, ni siquiera es necesario descargar la música, pues se puede escuchar directamente desde MySpace gracias a la plataforma de reproducción (fig. 7). Esta herramienta soporta la carga de hasta 10 temas, lo que permite acercarse a la estética estructural del disco, que habitualmente contiene entre 8 y 12 temas. El diseño mantiene el grado de familiaridad de otros reproductores digitales, como puede ser Winamp. Además de visualizar el tiempo total del tema y el de reproducción, ofrece información sobre la cantidad de reproducciones que ha tenido cada tema, así como el total de ellos. Como ya se dijo, admite incluir: imagen, autor y título de álbum y canción. Algunas funciones de reproducción que ofrece son volumen, retroceso, pausa y play. 

 

7

8

 

 

 

 

 

 

(fig. 7)                                                                       (fig. 8)

 

Por último, hay que considerar la convergencia entre la web 2.0 y los dispositivos móviles. Características como la conexión a Internet, reproducción de audio, portabilidad, capacidad de memoria y la opción de borrar canciones, convierten a estos dispositivos en una herramienta importante y cada vez más presente en el consumo de música. Y no solo en el ámbito del consumo, para Castells:

“…la incorporación del acceso a Internet, así como el rápido desarrollo de las capacidades audiovisuales de los dispositivos de comunicación móvil, [han hecho que el ocio móvil se convierta] en un nuevo sector clave de negocio, tecnología y práctica social…” [16]

Actualmente MySpace ha incorporado un servicio que permite ingresar al perfil desde dispositivos móviles, como los celulares tradicionales o el Blackberry y el iPhone, que cuentan con conexión a Internet de mayor calidad. Según la información entregada en el sitio, aún no se encuentra disponible la aplicación para escuchar música directamente desde MySpace en un dispositivo móvil. Sin embargo, considerando la tendencia actual de convergencia entre dispositivos móviles y la Web, no es difícil imaginar una aplicación que cubra está área en un futuro próximo. 

 

Cierre

   

No ha sido mi intención agotar el tema, el mismo carácter exploratorio de este trabajo no lo permite. No obstante, pueden desprenderse ciertas conclusiones y apreciaciones sobre lo pertinente del estudio de este tipo de plataformas.

Examinar las aplicaciones que ofrece MySpace y vincularlas con los procesos de la industria discográfica, nos permite dar cuenta de una forma de auto-producción disponible para los músicos independientes, así como también, vislumbrar una posible influencia de la industria de la música sobre esta plataforma. Aunque este tipo de aplicaciones puede encontrarse en sitios que no tienen relación con la difusión de música, como Facebook -lo que admitiría la argumentación de que no es la industria de la música la que influencia sobre MySpace, sino la propia naturaleza multimedial de la Web-, creo haber dado luces sobre el grado de similitud entre las aplicaciones del sitio estudiado y los procesos de la industria; las plataformas de venta de música que integra MySpace, la segmentación del sitio en cuadros como el bibliográfico y la opción de colocar el nombre del álbum en el reproductor o la tabla de géneros, pueden considerarse un ejemplo de dicha influencia, pues son una forma de construir imagen a la usanza de la industria.

            La apropiación de los procesos de la industria supone también la asimilación de nuevas prácticas musicales; actividades que antes estaban a cargo de terceras personas, ahora son realizadas directamente por los artistas pero en forma amateur, es decir, sin el grado de profesionalismo con que lo haría la industria. La naturaleza de estas nuevas prácticas ubica al ordenador e Internet, específicamente la Web 2.0 y MySpace, en el centro de la actividad de muchos músicos. En este sentido, espero haber demostrado cómo las cualidades de la web facilitan la auto-producción del artista. Estudiar cómo se constituye un sitio como MySpace, nos abre las primeras puertas para conocer las prácticas de quienes utilizan esta plataforma.

            Castells señala que "el uso real en los primeros estadios del nuevo sistema determinará considerablemente los usos, las percepciones y, en última instancia, las consecuencias sociales del multimedia" [17] . Esta cita puede ser aplicable a MySpace, pues si consideramos su aparición relativamente reciente –año 2003– y la gran cantidad de músicos que utilizan esta plataforma en todo el mundo, podemos suponer que a futuro ejercerá algún grado de influencia dentro del campo musical, ya sea consolidando ciertas aplicaciones disponibles en el sitio y/o como uno de los cimientos en la configuración de un nuevo paradigma en el consumo y (auto)producción musical.     

 

 



[1] ENTREVISTA. The Plasmas [en línea] 11 de octubre de 2009.

[2] CALVI, Juan. Plan integral de apoyo a la música y a la industria discográfica. La Rioja: Fundación Alternativas, 2006.  p. 35.

[3] GONZÁLEZ et. al. Industria Musical. En: Historia social de la música popular en Chile, 1950-1970. Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile, 2009. p. 94.

[4] Considerando los estudios de mercado que realizan las empresas, me parecería muy difícil creer que la industria del software destinada a la música y audio, entregue herramientas, o al menos parte de ellas, que los usuarios no requieran. Más aún si la tendencia actual en el mejoramiento de los softwares se centra en el aprendizaje que tienen los desarrolladores a partir del uso que los usuarios le dan al software.

[5] GARCÍA et. al. Conducta del consumidor y piratería en la industria musical. Tesis. Santiago: Universidad de Chile, 2007. p. 13.

[6] NEGUS, Keith; 1996. Popular music in theory: an introduction. [en línea] Middletown: Wesleyan University Press, 1996. < http://books.google.cl>  p. 36.

[7] SCHNEIDER, Marco. “La sociogénesis del capital mediático a través de la música”. [en línea], Revista La Jiribilla n° 174, La Habana, 2005. <http://www.lajiribilla.cu/2004/n174_09/174_09.html>, p. 122.

[8] Cf. Para mayor información sobre los principios constitutivos de la Web 2.0, ver: O’REILLY. What is Web 2.0: Design Patterns and Business Models for the Next Generation of Software. La traducción de este artículo puede encontrarse en: [en línea]

 <http://sociedaddelainformacion.telefonica.es/jsp/articulos/detalle.jsp?elem=2146>, 2007. También ver:  COBO y PARDO. Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food. Barcelona - México D.F.: Grup de Recerca d'Interaccions Digitals, Universitat de Vic. Flacso México, 2007.

[9] COBO y Pardo. Op. Cit. pp. 28-32.

[10] NYLAND, Rob. Social Networking: Fertile Ground for the Branding of Youth? En: 19th  Annual Convention of the Far West Popular Culture and Far West America Culture Associations. Las Vegas, Nevada: Brigham Young University, 2007.  p. 2.

[11] POSPISIL, John. Hacking MySpace: customizations and mods to make MySpace your space. Indianapolis: Wiley Publishing, Inc, 2006.

[12] COBO y PARDO. Op. Cit. p. 63.

[13] Las razones de esta modificación las desconozco, pero puede tener relación con el cambio en la interfaz gráfica que sufrió esta sección del sitio.

[14] NEGUS. Op. Cit. pp.  86-87.

[15] CAMPOS, José Luis. La comunicación Web como nuevo entorno del entretenimiento musical.  Razón y Palabra (39). México: Proyecto Internet del ITESM Campus Estado de México, 2004.

[16] CASTELLS. En: COBO y PARDO. Op. Cit. p. 125.

[17] CASTELLS, Manuel. La cultura de la virtualidad real: la integración de la comunicación electrónica, el fin de la audiencia de masas y el desarrollo de las redes interactivas. En: La era de la información: Economía, sociedad y cultura. Vol.1: La sociedad red. Madrid: Alianza, 2005. p. 399.

 

 

 

Bibliografía

 

 -CALVI, Juan. Plan integral de apoyo a la música y a la industria discográfica. La Rioja: Fundación Alternativas, 2006.

-CAMPOS, José Luis. La comunicación Web como nuevo entorno del entretenimiento musical.  Razón y Palabra (39). México: Proyecto Internet del ITESM Campus Estado de México, 2004.

-CASTELLS, Manuel. La cultura de la virtualidad real: la integración de la comunicación electrónica, el fin de la audiencia de masas y el desarrollo de las redes interactivas. En: La era de la información: Economía, sociedad y cultura. Vol.1: La sociedad red. Madrid: Alianza, 2005.

-COBO y PARDO. Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food. Barcelona - México D.F.: Grup de Recerca d'Interaccions Digitals, Universitat de Vic. Flacso México, 2007.

-GARCÍA et. al. Conducta del consumidor y piratería en la industria musical. Tesis. Santiago: Universidad de Chile, 2007.

-GONZÁLEZ et. al. Industria Musical. En: Historia social de la música popular en Chile, 1950-1970. Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile, 2009.

-NEGUS, Keith; 1996. Popular music in theory: an introduction. [en línea] Middletown: Wesleyan University Press, 1996. < http://books.google.cl> 

_________ Cultura, industria, género: condiciones de la creatividad musical. En: Los géneros musicales y la cultura de las multinacionales. Barcelona: Paidós, 2005.

-NYLAND, Rob. Social Networking: Fertile Ground for the Branding of Youth? En: 19th  Annual Convention of the Far West Popular Culture and Far West America Culture Associations. Las Vegas, Nevada: Brigham Young University, 2007.

-PALMEIRO, César. La industria discográfica y la revolución digital. Un enfoque microeconómico sobre el  impacto de las nuevas tecnologías informáticas y de la comunicación. Seminario de investigación. Buenos Aires: 2004.

-POSPISIL, John. Hacking MySpace: customizations and mods to make MySpace your space. Indianapolis: Wiley Publishing, Inc, 2006.

-SCHNEIDER, Marco. “La sociogénesis del capital mediático a través de la música”. [en línea], Revista La Jiribilla n° 174, La Habana, 2005. <http://www.lajiribilla.cu/2004/n174_09/174_09.html>

 

Fuentes en Myspace [en línea] [consulta: 02 de mayo de 2010]

<http://www.myspace.com>

<http://www.myspace.com/beatokko>

<http://www.myspace.com/jprozas>

<http://www.myspace.com/leprechaunsproject>

<http://www.myspace.com/machukaos>

<http://www.myspace.com/musikayros>

<http://www.myspace.com/satanicnerd>

<http://www.myspace.com/spaceoregano>

<http://www.myspace.com/theplasmasvgm>

 

 

 

 

 

 

 

 

Revista Virtual Interdisciplinaria El Árbol. ISSN: Rev.árbol 0718-7343 / Portada - BLOG - Revista El Arbol en Facebook - Contacto

Diseño Gráfico & Programación Web: EstudioDigital. / email: web.estudiodigital@gmail.com

CCo

Todo el material contenido en Revista El Árbol está publicado bajo Licencia Creative Commons 3.0 (Atribución; No comercial; Sin derivadas), excepto en los casos en que se indique otra información.
Creative Commons License