CCo

Todo el material contenido en Revista El Árbol está publicado bajo Licencia Creative Commons 3.0 (Atribución; No comercial; Sin derivadas), excepto en los casos en que se indique otra información.

Creative Commons License

Sebastián Gómez Urra

"Ecce Corpus. La exposición del cuerpo, de Nietzsche a Jean-Luc Nancy"

(...) Piénsese en cualquier filósofo contemporáneo, tómese un libro de él y hojéese, hágase dar vueltas, reléase, mordisquéese. Tómese otro libro, de literatura, de estética, de ciencias sociales, de psicología, de antropología, de historia y realícese el mismo proceso. Podría apostar que no habrá ninguno sin, por lo menos, una pequeña semilla podrida e infecciosa que se disemina por las redes del sentido y la verdad, haciéndola tambalear, dudar, resistiéndose a que el texto la encierre y la haga significar. Una semilla escupida por Nietzsche, infectando el agua que ha de beber Occidente y le hace crecer.

Una in-fluencia seminífera fluyendo-dentro a las cuerdas vocales de la φονή metafísica, intentando callarla, dormirla, influencia somnífera. Nietzsche como cuerpo avant la lettre, cuerpo como principio del fin, como fin de la idea de principio y de fin, como fin de la idea,como fin de la finalidad, como fin de la cadena causal que impone un término, como fin de la dirección en ese sentido –de principio a fin, de cabeza a cola–, como fin del sentido. Cuerpocomo fin del cuerpo.

Esto, una lectura contemporánea, encerrada en la época del sin sentido. Esto, no se trata de una demostración discursiva del trabajo de Nietzsche, más que mal, ha pasado más de un siglo desde su paso por este mundo y nuevamente tratar de mostrar lo que él hizo sería rumiar infinitamente la cabeza de esa serpiente que nos muerde la garganta. No habría peor inconsecuencia que pretender que Nietzsche es una verdad, que es un discurso completo y bien formado, una exposición lógica y sistemática de un tratado filosófico, esto no es Kant ni es Hegel –de sólo pensarlo Nietzsche debe estar revolcándose en su tumba– esto no es, así simplemente, no hay un Nietzsche que podamos encerrar tras la jaula de algún zoológico, poniéndole una informativa ficha, con muchas comillas, negritas y cursivas, tal vez hasta con dibujos. Nietzsche no tiene cabeza ni cola. (...)

permalink: http://www.elarbol.cl/003/a=03.html

Regresar a listado de ediciones anteriores

Bajar este texto completo en *.pdf  

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

 

.

 

subir arriba

 

Revista Virtual Interdisciplinaria El Árbol. ISSN: Rev.árbol 0718-7343 / Portada - BLOG - Facebook Group - Contacto

Diseño Gráfico & Programación Web: EstudioDigital. / email: web.estudiodigital@gmail.com

CCo

Todo el material contenido en Revista El Árbol está publicado bajo Licencia Creative Commons 3.0 (Atribución; No comercial; Sin derivadas), excepto en los casos en que se indique otra información.
Creative Commons License